Los caminos sagrados de Urfa: V- Un día en Sanliurfa

  1. Mañanas de mercado- todo es color

Violeta. Si tuviera que decir de qué color es Sanliurfa elegiría el violeta, aún por sobre el amarillo de la piedra hevara, por sobre la dorada luz del lago, por sobre el verde místico de las tumbas de los santos. El violeta no pinta ningún edificio, no corresponde siquiera a un mínimo azulejo de una mezquita, y sin embargo está presente siempre: es el color de los velos y de los turbantes de los hombres y mujeres que pueblan los bazares. Malva, lila, morado, púrpura: violetas de todos los confines desfilan por las callejuelas de piedra, parecen chocarse entre los puestos del mercado, se inclinan devotos en las mezquitas, susurran enamorados ante las tumbas de los santos, flotan misteriosos si los saluda una brisa, se acuestan a descansar en algún umbroso refugio.

carvansaray urfa hombres violeta

carvansaray turbante violeta urfa

Mi mirada antropológica y mis ganas de descubrir secretos se preguntaban qué intrigante significado tendría aquel color. ¿Acaso distintas tonalidades distinguen pueblos, marcan estatus, indican identidades? Preguntaba a quién podía: todos se encogían de hombros sin detenerse en una respuesta. La verdad era mucho más simple y más frívola, e hizo fruncir mi aburrido ceño exotista. Cuentan que antes, hace muchos muchos años, los venidos de las aldeas solían elegir cada año un color distinto con el que adornar sus cabezas. Un buen día alguien encontró el violeta y la moda tuvo tanto éxito que se instauró para siempre entre el poblerío de Sanliurfa. Todos, hasta los fronterizos habitantes de las montañas indomables, son capaces de dejarse llevar por el encanto de un color, por la pueril ansia de señalar pertenencias.carvansaray velo violeta urfacarvansaray velo violeta sanliurfa

En Urfa hay cinco bazares tradicionales, tan antiguos como el de Estambul, pero infinitamente más genuinos. Al más famoso se lo conoce como Bezzazistán y tiene más de 500 años. Está construido en piedra y sus imponentes puertas lo unen a otros bazares más pequeños, que arman un laberinto inacabable como si fueran rizomas. Joyas, dátiles, telas coloridas, quesos de las aldeas vecinas se abultan en angostos pasillos por donde se pasean hombres tocados con sus keffiyes, los tradicionales turbantes árabes. Una fuente de agua, caridad de algún antiguo mercader piadoso, interrumpe cada tanto el paso. Nos sentamos en una de ellas a comer un lahmacun delicioso y picante cocinado un poco más allá por un viejo y su séquito de niños aprendices. Entonces sale un vendedor de un negocio vecino y nos acerca dos vasos de agua helada, para vencer la sed y el calor y para recordarnos que aún hay tierras en las que la amabilidad existe y derrama su misericordia sobre los viajeros.

carvansaray urfa bezzazistan

Si es viernes, entonces es fácil distinguir la tumba de Haci Kirif Kerim Ocagi entre la confusión del mercado, pues ante ella bulle un enjambre de muchachas y señoras. Acuden a pedir intercesión de este santo de la orden Nimetullahi los estudiantes antes de los exámenes, pero principalmente las mujeres solteras y las casadas que aun no han tenido hijos. Cuando el santo casadero ha cumplido sus favores, entonces las damas regresan a repartir kibbe o keppe a quienes pasan.

haci kirif kerim ocagi carvansaray

 2- Tardes de adoración- La fuente Job

Urfa se considera la “ciudad de los Profetas” no solo por ser escenario de la historia de Abraham, sino también porque allí cerca nació el profeta Suayb y vivió Ayyub, conocido en la Biblia como Job. Al profeta Job lo llaman en Turquía “el sultán de la paciencia”. Ayyub era un fiel siervo de Allah. Un día el diablo le pidió permiso al creador para poner a prueba su fe. Es fácil agradecer a Dios cuando las cosas salen bien, pero solo un verdadero amante logra resistir un sinnúmero de pruebas. Job perdió sus hijos, sus bienes, su casa. Sin embargo, no se movía de su devoción. “Dios da y Dios quita”, repetía y continuaba adorando a su creador. Entonces sufrió una extraña enfermedad que llenaba su cuerpo de heridas y gusanos. Los de su pueblo lo obligaron a alejarse y se instaló en una cueva. Su esposa Rahma acudía a llevarle alimentos y lo veía rodeado de gusanos. Cada vez que los gusanos le llegaban al pecho y tocaban su corazón, Ayyub imploraba a Dios una cura. Finalmente, después de haber probado su fe, Dios le dijo a Ayyub que golpee el suelo con su pie y se limpie con el agua que comenzó a brotar como un manantial. De esa forma el Profeta se curó y dio fin a su prueba. Dios le concedió una larga vida (según algunos, de más de 100 años) y más riqueza y descendencia que antes.

P1020079

La fuente sigue manando hasta hoy, en un barrio en las afueras de la ciudad, y cientos de personas acuden a beber de esa agua bendita. Muchos de los visitantes vienen de pequeños pueblos y aldeas, otros, en su mayoría musulmanes, pero también cristianos, están de peregrinación en aquellas tierras sagradas. Como nosotros, deambulaban por los hermosos jardines que rodean la antigua cueva y bebían el agua que brotaba de las distintas canillas. Un aljibe cerrado marcaba el sitio exacto de la vertiente. Tenía una mirilla para, ahondando en la oscuridad, poder mirar el origen sagrado del agua. Achiné los ojos pero no logré ver más que un anhelo de algo puro y maravilloso, suficiente para dejar el corazón sosegado.

3-Anochecer en la colina- Despedida

Atardece y el aire se inunda de rosado y amarillo. Un desconocido nos lleva a pasear y atravesamos los barrios pobres, rebosantes de niños, inmigrantes y palomas. Sobre una colina en los suburbios de la ciudad se encuentra la tumba sufi más antigua de Sanliurfa. El nombre del santo es Sheikh Mesud y su mausoleo data del año 1183. Poco se sabe de él: que era oriundo de Nishabur (en el actual Irán) y que era un califa del santo Hoca Ahmet Yesevi. Detrás nuestro hay un muro de roca perteneciente a una montaña. Aquel mausoleo y tekke fue construido como una fortaleza,  ya que las puertas de la ciudad estaban muy lejos para darle protección. Un portón abierto guarda un jardín amurallado, con un domo abierto que deja ver el cielo. En el otro extremo del patio está la habitación que alberga la tumba.

sheik mesut sanli urfa carvansaray

Afuera juegan los niños mendigos y dos mujeres vestidas de negro, los rostros cubiertos, se sientan en una roca para ver el sol caer sobre la ciudad. Se cuenta que más allá, grabado en árabe en la roca, está escrito el nombre del santo y una leyenda que reza “Allah tendrá misericordia y ayudará a quien venga a buscar ayuda”.

carvansaray sanliurfa turquia

En el horizonte Urfa se extendía como un mapa de sí misma, circundada de montañas, sus suburbios del color de la arena, sus minaretes como flechas, sus nuevos rascacielos como tumbas. Quedaba atrás todo lo que no lograría ver en aquella visita, como la tumba de Job y de su esposa, a 100 kilómetros de Urfa, los rincones mágicos de los mercados, los mausoleos abandonados en callejuelas ensortijadas, los rituales secretos de los derviches, las canciones de bodas de los sirios de la frontera, los sabores de las especias árabes, la majestuosidad de las viejas puertas. Como toda ciudad, como toda alma, Sanliurfa está llena de secretos, de maravillosos recovecos que permanecen ocultos. Es cierto que deseo volver para desenvolver nuevas sorpresas, pero también es verdad que no cesa la gratitud por lo recibido. El don gracioso de cada paso dado en sus caminos sagrados.

Primera parte: Hasan, el nieto del sheik

Segunda parte: Aromas de vida y muerte

Tercera parte: Los talismanes de Haci Baba

Cuarta parte: Ibrahim, el amigo de Dios

*************************************************************

Te invito a unirte a esta caravana a través de facebook y a compartir lo que te haya gustado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s